martes, 9 de diciembre de 2008

Palabras de Mujer


"Flor en llamas"
Serie: Todos los Fuegos.
E. Sanguino.


Oración para curar el desamor en una noche de muertos

Muertos: llévense mis huesos fríos, llévense mis cenizas y los cuerpos putrefactos que me habitan. Muertos, que tienen más calor que yo, más vida que mi corazón, mas fuerza. Yo maldigo mi dolor. Este monstruo lacerante que he alimentado. Lo maldigo y lo reduzco hoy a su más infinitesimal expresión. Yo escupo su memoria, su aliento, sus moléculas. Lo entierro ¡No! lo quemo, lo aniquilo en la hoguera de la gelidez ¡Cuántas veces deba!

Convoco a ángeles caídos y almas en pena, los reúno para entregarles estos costales de carne sucia y tierra y ojos que ya no miran y pasos que ya no siguen y voces que ya no llaman y mentes que ya no piensan y corazones inclementes como gatos bajo la lluvia, como perros calcinados como cocodrilos muecos y fantasmas insomnes. Les entrego esta pestilencia que algún día fue sublime, esta escoria de nada, este saco de todo. Mil sanguijuelas adictas a mi, mil neuronas irrecuperables, sonrisas que dejé escapar, gimoteantes. El espacio que perdí enfrascada en esperas inútiles. Las oraciones exasperadas e infructuosas a santos de nombres imposibles y efectividades aún peores, los hechizos de retorno que no fui capaz de emprender.

En el nombre del ave Fénix, en el nombre de los irredentos, de los condenados, yo clavo una espada en el centro de esta montaña de lava, sangre, pus y mierda prensada, bailo al son de las tormentas y canto desgarradamente que lo que no acaba conmigo me hace más fuerte(la frase es de Nietzsche). Hoy muero con mis tres cadáveres y no me da miedo morir. Porque hoy mismo, al hacerlo, renazco limpia y hermoseada por mi voluntad. Los mato, los mato, los mato, en una trinidad infalible.

Ya no podrán hacerme ningún daño. Yo los expulso de mi alma, espíritus de la ingratitud, yo los expulso de mi ser, pequeñas nadas. No les deseo suplicios de Tántalos pero tampoco seguiré siendo Prometeo encadenado. Ya no hay más hígado fresco para ustedes: buitres, urracas, gallinazos, chulos, ratas mantecosas, piojos con grietas. En mi nombre y en el nombre de las diosas que me habitan y me guían, en el nombre de las lobas sabias, de las encantadoras, de las Scherezadas, las sirenas y de Circe y también en el nombre de las posesas perdidas de amor: la prisionera de la torre de Nesle, Juana la Loca, la mujer del muelle de San Blas, Penélope, la de Serrat, y hasta Lady, Lady, Lady, la que se pinta los ojos de azul, los envío al agujero negro del espacio, cerdos, y huesos, aún con odio, con dolor y un mísero fragmento de amor que no he podido destilar de mi piel. Los lanzo al cosmos para que se desintegren, restos de meteorito que nunca más me podrán dañar. Por el poder de Lilith, María Sabina y la Guadalupana, yo los olvido, me curo de ustedes, para siempre.

Amén.

Rezarla aún sin fe. Gritarla a la luna o al sol, al acostarse, al despertar, en el bus o caminando .Publicarla, pero no transcurridos 9 días (porque no es novena) sino cuando se de la gana.

Advertencia: el efecto puede ser irreversible.

Paloma Bahamón Serrano.



Otra tristeza marina
Para R.B.A (Q.E.P.D)


Mi dolor tiene el néctar de la arena,
humedad estéril
que demarca mi destierro: la tristeza,
esa forma que tiene la sombra de una lágrima
mar adentro.

Sobre los vidrios,
sobre los charcos,
sobre mis manos,
la lluvia.
La misma en la que cabalgó hace un siglo la jovialidad.
La misma de mis dedos
a tientas por el sendero del no retorno.

Desde esta resignación salobre
apodada duelo,
te sueltas de mis ojos,
caes por mi cuerpo,
largo hilo sa(n)grado que absorbe la tierra.
Me llevas en huída hasta la caverna
donde escucho impotente
cómo el ritmo acuoso de cada segundo
anega tu funesta sentencia.

Donde bebo el zumo de las piedras,
retuerzo mis brazos,
muelo mis lagrimas,
escupo ríos de agonía,
recojo agua del pozo de mi ira callada,
junto toda la humedad posible
para regar el árbol ‘in memoriam’
que planté sobre el desierto de tu carne caliza.




Paloma Bahamón Serrano, autora de los trabajos presentados hoy tiene dos libros inéditos: Personajes y cosas y Avidez de mundo. Nació en Bogotá, en 1972. Estudió sociología en la Universidad Nacional de Colombia. Ha trabajado como periodista o maestra universitaria la mayor parte de su vida. Algunos de sus escritos han sido publicados en periódicos nacionales como EL TIEMPO y Vanguardia Liberal.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Antonio Maria Flòrez

Médico, escritor, poeta. Español en Colombia. Colombiano en España. Viajero incansable, Antonio María acompaña hoy esta página desde la distancia.
E.S.



Foto: Victoria Puerta



Desnudo

Nada es tan claro
como tu piel desnuda.
Y
te
toco.
Y
te
huelo.
Y
eres
una flor que huye
apagando
los espejos:
como el viento.



ERA EN REALIDAD

Fue primero un paso y luego otro,
avancé con recato, miedo, incertidumbre;
era la angustia de caminar a tu encuentro,
hacia ti, presencia lenta y solitaria
de pasillos silenciosos y enfermos amarillos.

Fue primero una mirada de soslayo,
luego un leve roce con tu sombra,
y después una sonrisa franca y atrevida;
era en realidad una vaga esperanza
de fundirme con tus labios y habitarte,
a ti, muchacha de lentos pasos blancos
que caminas, verdes los ojos, oculto el sueño,
dormida en el espejo del olvido,
sin nombres, ni pájaros,
crepúsculo rojo tras el cristal de la tarde.



EPIGOLATRIA

A vosotros mis maestros en la palabra,
Juan Goytisolo y José Antonio Gabriel y Galán.


"Yo sé bien que te amé" (JAGG)
De eso no me cabe la menor duda, nunca jamás, antes no; jamás amé con tanta sinceridad y pasión. La palabra. Noche y día por ti, en ti y para ti. Incesante. Obsesivo. Tú en mis labios a cada instante. Dolorosamente herido y enfrentado al mundo en la búsqueda de la felicidad. Por ti. La muerte persiguiéndome por las calles y los teléfonos avisando a cada instante la inminente llegada de los verdugos. Pero tú estabas ahí, un nombre escrito en las paredes y en los crepúsculos, con sabor a vino, a saliva, a espaguetis, o tal vez a columpio de infancia en un poema olvidado ya con el silencio. Tú, inventora de nombres, luna llena de julio, eclipse de agosto, sombra de la distancia,

“y luego todo se hizo tan disperso y lejano, " (JAGG)
Disperso. Lejano. Se hace pertinente evocar ahora los movimientos que llevaron a la dispersión. La rutina exactamente dibujada en el tedio de la lejanía, difusa imagen de lo irrecuperable. Fue así, sin darse apenas cuenta. Poco a poco bien lejos, tanteando la distancia, casi a ciegas, sin punto de referencia. Era dar un paso más, verificar el vacío, soltar las amarras de lo cotidiano, descolgarse, caer, rodar a la infinita oquedad, confundido y sin medida, derrapando, horrorizado; acelerar y no ser cuerpo sino viento en la caída, desmayo de la materia en lo insondable. Al fin, leve forma sin masa, molecular aturdimiento del éter,
"tantas veces perdí la memoria al querer ordenar los recuerdos." (3)

domingo, 7 de diciembre de 2008

Agua




La casa del Dragón
que me dio cobijo
antes de tener cuerpo
y aliento.

E.S.

No me interesa

No me interesa saber a qué te dedicas
Quiero saber qué es lo que añoras
y si te atreves a soñar
o alcanzar lo que tu corazón ansía.

No me interesa saber qué edad tienes
Quiero saber si te arriesgarás
a parecer un loco por amor,
por tus sueños,
por la aventura de estar vivo.

No me interesa saber qué planetas están cuadrando tu luna
Quiero saber si has tocado el centro de tu propia pena,
Si has estado abierto a las traiciones de la vida
O te has vuelto marchito y cerrado por miedo a más dolor.

Quiero saber si te puedes sentar con dolor, tuyo o mío,
sin moverte para esconderlo, diluirlo o arreglarlo.

Quiero saber si puedes estar con alegría, tuya o mía,
y si puedes danzar libremente y dejar que el éxtasis te llene
hasta las puntas de los dedos de tus manos y de los pies,
sin advertirnos de ser cuidadosos,
ser realistas o recordar las limitaciones de ser humano.

No me interesa si la historia que me estás contando es verdad,
quiero saber si puedes desilusionar a otros
por ser sincero contigo mismo,
si puedes resistir la acusación de traición
y no traicionar a tu propia alma.

Quiero saber si puedes ser fiel y por lo tanto confiable.
Quiero saber si puedes ver belleza hasta en los días feos,
y si puedes nutrir tu vida desde la presencia de Dios.

Quiero saber si puedes vivir con fallas, tuyas y mías,
y todavía pararte en la orilla del lago y gritar
a la luna llena plateada... ¡SÍ!

No me interesa saber dónde vives, ni cuánto dinero tienes.
Quiero saber si te puedes parar
después de una noche de pena y desesperación,
débil y moreteado hasta los huesos,
y no obstante hacer lo que debes y necesitas hacer
y seguir adelante.

No me interesa saber quien eres, ni porqué estás aquí.
Quiero saber si te puedes parar
en el centro del fuego conmigo sin encogerte.

No me interesa dónde, qué, o con quién has estudiado,
quiero saber si te sostienes desde adentro
cuando todo se cae a tu alrededor.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo
y si verdaderamente disfrutas la compañía que mantienes
en tus momentos de soledad.

Khalil Gibran

martes, 11 de noviembre de 2008

Entre elecciones






Que agradable es recibir misivas de los amigos! Màs agradable aùn cuando vienen acompañadas de fotografias, que cuentan el dìa a dìa de un ser entrañable que se encuentra lejos. Ver a travès de sus ojos imàgenes teñidas de una sutil ironìa.Estas tomas las hizo Josè Guevara, artista plàstico radicado en NY desde hace 6 años. Creo que no requieren explicaciones.

Elsa Sanguino

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Cafè, el miércoles a las 3:30

Foto:Elsa Sanguino

Han transcurrido veinticuatro años. Nos encontramos luego de haber perdido el rastro mutuo. Él, con menos cabello y los ojos tristes de siempre, un poco más tristes quizás. Anduvo por muchos rincones del mundo, aplicó en la práctica la teoría de sus sueños: una vida más justa, solidaria para todos. Sobrevivió a un terremoto y confirmó entre los escombros que veía a su alrededor, que nada es permanente o eterno.

De cuando en cuando, escribía notas que llegaban a casa en manos de un cartero sudoroso y obstinado. En aquellos años ni soñar con Internet. Yo tenía que esperar durante semanas
para saber de su existencia. Hasta aquel día cuando decidió desaparecer de un todo, porque la memoria azul y gris de estas montañas le dolía demasiado.

Hoy, café y cigarrillos estacionados sobre la mesita, constaté su necesidad de palabras. Sigue siendo un soñador, ahora con tres hijos y más de cuarenta cumpleaños encima. Es el gitano, el poeta, un desarraigado que antes de partir me mostró en sus ojos amarillos las distancias que le faltan por andar. Procuré no interrumpirle mientras hablaba. El silencio me condenaba al extravío en la intrincada cartografía de sus pasos.

Prometimos otro café y menos ausencias. Desde mi propio exilio lo convidé a escribir. El blanco territorio del papel, en ocasiones, es la única patria posible.


Elsa Sanguino

lunes, 3 de noviembre de 2008

En silencio

"Pasionaria"
Foto:Elsa Sanguino

Estuve en silencio quizàs por mucho tiempo y pido disculpas. Me entretuvo la parsimonìa de las hojas de los àrboles que crecen sin pedir permiso a nadie. Fue el tiempo necesario para viajar a un sitio remoto, extraño, que solo se consigue sin brùjula.

Agradezco el haber estado ausente. La ausencia no siempre indica abandono.

Elsa Sanguino.
2008

miércoles, 10 de septiembre de 2008

NO PUEDO EVITAR QUERERME

"Yo me quiero y acepto como soy.
Si no me quiere y acepta como soy no me venga a boquear que no le pedí opinión.
Solo acepto alabanzas a mis sueños y mi ser.
Cuando quiera una opinión opuesta a mi verdad, elijo a quien pedírsela,
elijo a quien preguntar.
Elijo a quien conoce mi luz y sombra y sabe mi leyenda personal.
No rompa las esferas ni mis sueños.
No lo intente, no lo logrará… Soy lo que creo y me gusta ser.
Soy lo que soy.
Solo obedezco a mi corazón.
No le pedí opinión."



Silvia Paglioni
Argentina

lunes, 8 de septiembre de 2008

"Rika".
Grafito y tintas sobre papel.

FRONTERIZO

Pasan los días y las imágenes que observo adquieren múltiples significados. Una y otra vez los trazos de grafito o tinta del Miguel Ángel Gelves Ramírez, artista plástico colombiano, hablan de las incontables historias que acechan al hombre, al creador. Autodidacta, con una extensa experiencia en las técnicas de las artes gráficas, Miguel Ángel deja en el papel las huellas que un entorno convulso graba en su retina.














"El amor duele"
Tintas y acrìlicos sobre papel.


Reinterpreta, reacomoda, diluye las formas de manera deliberada. Cuerpos y objetos entremezclados, juego de ironías y símbolos, atrapan la atención. Seres humanos cuyas extremidades son sustituidas por tornillos o prótesis que recuerdan a los mutilados, victimas de cualquier explosión. Cuerpos deformes. Cuerpos que se abrazan indefensos ante la violencia de un puño cerrado. Marañas de líneas, hilos entretejidos sin principio ni fin, alas de murciélagos, cortina rasgada de la cual penden cuerpos. Cuerpos-objeto, a mitad de camino de la desnudez, en equilibrio sobre el abismo


"La Maraña" (Polìptico).

Tinta y acrìlico sobre papel.




S/T.
Tinta y acrìlico sobre papel


Si bien la presencia de elementos provenientes del ámbito industrial: tornillos, tuercas, clavos, anzuelos, sillas, ruedas de bicicleta se observan en un gran número de sus obras, lo humano es motivo reiterado en casi todas. Hombres, mujeres, niños, prestan su corporeidad a la mano que los manipula y altera a su antojo. Se vale de colores de fuerte contraste que generan en la imagen una tensión sorprendente por momentos. Para algunos espectadores el planteamiento es harto agresivo y contradictoriamente para otros, también receptáculo de altas dosis de ternura.




Heterodoxo en el hacer, el artista utiliza diversos elementos para contar anécdotas. Hebras de algodón, costuras sobre papel para dar forma a una vulva dentada. Restos de alambre para conformar el cráneo de un hombre casi sin sombra.

¿Dibujo-objeto? Va de lo bidimensional a lo tridimensional con gran soltura. Aborda magistralmente el libro de arte y en su intervención muestra cómo la sutileza de los trazos y los cortes convierten algo tan cotidiano como un listin de teléfonos en un medio generador de estímulos.







"Fragmentario"

Tinta y acrìlico sobre papel.





Surrealista, bizarro, oscuro, agresivo, sutil, trasgresor… Los adjetivos abundan. No me atrevo a etiquetar. Sólo sé que la obra de este santandereano llama a la reflexión, en un tiempo cuando lo esencial del ser humano peligra ante la inmediatez de la cotidianidad, ante el canibalismo de un sistema de consumo que se devora lentamente a si mismo.


Elsa Sanguino

Agosto, 2008.

sábado, 30 de agosto de 2008

Encontrar el amanecer en la voz de una mujer, piel oscura que se hace eco de la herencia gitana. Encontrar en su garganta la luz del sol en un nuevo parto, la voz de Rilke tantas veces perseguida, palabras que llegan a mi desde las manos de mi hermano, el menor.

Trato de exorcizar la piel perdida y la nueva, juntas y sin culpas, hechas una sola en el despertar de la ebriedad. Comprendo la historia que se construye de a poquitos, entre rojos y negros, entre líneas sin inicio ni fin en la entraña. Solo recibo un amanecer cualquiera con los brazos abiertos, el alma anciana y nueva, desde siempre, para más nunca .


De Rilke:

Vivo mi vida en círculos que se abren

Sobre las cosas, anchos.

Tal vez no lograré cerrar el último

pero quiero intentarlo.

Giro en torno de Dios, antigua torre,

giro hace miles de años.

Y aún no sé si soy águila o tormenta

o si soy un gran cántico.


De Versos de un Joven Poeta.

Rainer Maria Rilke.




Elsa Sanguino

Agosto, 30, 2008 al amanecer…

jueves, 28 de agosto de 2008




















Pintura de Remedios Varo

LOS AMORES DE OLAFO

Helga
dispone las armas
Olafo comenta en la taberna
los próximo países a saquear
Chiripa se despide de la noche
porque sabe que no hay dos noches iguales
y Esnerto lo hace de la luna
por si la imaginaciòn falla

Lo demás es conocido
Castillos infranqueables
Castillos para enloquecer
Castillos para mirar desde lejos
Castillos para alardear
Castillos que volverán en las noches de invierno
Castillos con cámaras de tortura
Castillos para no volver de nuevo la mirada

El regreso siempre es igual
Tanta puntería confunde

Gonzalo Fragui.
Tomado del libro "Dos minutos y medio". III Bienal de Literatura "Juan Beroes"
2002. Venezuela

martes, 26 de agosto de 2008

En el Muro








Te regalo una boca
principio y fin
del universo

Profunda y luminosa

Una boca que te alimenta
y te condena

Sabia y dulce
como un toque
de brisa
en la herida


Elsa Sanguino.
Agosto, 2008

jueves, 17 de julio de 2008

Magritte



















Los Amantes.
Rene Magritte.
Bèlgica (1898-1967)

LOS AMANTES

¿Quién los ve andar por la ciudad
si todos están ciegos ?
Ellos se toman de la mano: algo habla
entre sus dedos, lenguas dulces
lamen la húmeda palma, corren por las falanges,
y arriba está la noche llena de ojos.

Son los amantes, su isla flota a la deriva
hacia muertes de césped, hacia puertos
que se abren entre sábanas.
Todo se desordena a través de ellos,
todo encuentra su cifra escamoteada;
pero ellos ni siquiera saben
que mientras ruedan en su amarga arena
hay una pausa en la obra de la nada,
el tigre es un jardín que juega.

Amanece en los carros de basura,
empiezan a salir los ciegos,
el ministerio abre sus puertas.
Los amantes rendidos se miran y se tocan
una vez más antes de oler el día.

Ya están vestidos, ya se van por la calle.
Y es sólo entonces
cuando están muertos, cuando están vestidos,
que la ciudad los recupera hipócrita
y les impone los deberes cotidianos.

Julio Cortàzar

martes, 15 de julio de 2008
























Foto Joaquìn Cortès.
B/N. La Guajira. Venezuela, 1973.


MUJER

Agradezco ser mujer, porque los hombres han puesto en peligro la supervivencia

del planeta.

Agradezco ser hembra, porque el hombre no es el centro del universo, sino

apenas un eslabón más en la cadena de la vida.

Agradezco que me digan que soy irracional, porque la razón ha conducido a los

peores actos de barbarie.

Agradezco no haber inventado la tecnología, porque la tecnología

ha envenenado el agua y el ozono.

Agradezco que me hayan colocado más cerca de la naturaleza,

porque nunca estaré sola.

Agradezco que me hayan confinado al hogar y a la familia, porque puedo

hacer de toda la Tierra mi hogar y mi familia.

Estoy feliz de que me llamen ama de casa, porque puedo apoderarme

de la mía.

Estoy feliz de no ser competitiva, porque entonces puedo ser solidaria.

Estoy feliz de ser el reposo del guerrero, porque puedo cortarle

el pelo mientras duerme.

Estoy feliz de que hayan excluido del campo de batalla, porque la muerte

no me es indiferente.

Estoy feliz de haber sido excluida del poder porque lejos del poder me alejo

de la ambición y la codicia.

Estoy feliz de que hayan excluido del arte y la ciencia, porque los

puedo inventar de nuevo.

Me agrada saber que mi cerebro es más pequeño que el cerebro del hombre,

porque entonces mi cerebro cabe en todas partes.

Me agrada que digan que carezco de lógica, porque entonces puedo crear

una lógica menos fría y más vital.

Me agrada que digan que soy vanidosa, porque puedo mirarme en el espejo

sin sentirme culpable.

Me agrada que digan que soy emocional, porque puedo llorar

y reír a gusto.

Me agrada que digan que soy histérica, porque entonces puedo lanzar los platos

a la cabeza de quien intente hacerme daño.

Me gusta que me llamen bruja, porque entonces puedo cambiar la dirección

de los vientos a mi favor.

Me gusta que me llamen demonio, porque puedo quemar el lecho donde

me abusan.

Me gusta que me digan chismosa, porque nada de lo humano me es ajeno.

Pero lo que más agradezco, lo que más me agrada, lo que más me gusta y lo

que hace más feliz, es que me digan loca, porque entonces ninguna

libertad me será negada.

Una y mil veces me quemó la Inquisición y aprendí a renacer de las cenizas.

Me encerraron en un harén y encerrada no dejé de reír.

Me pusieron un cinturón de castidad y adquirí las artes de un cerrajero.

Cargué fardos de leña y me hice fuerte.

Me pusieron velos en la cara y aprendí a mirar sin ser vista.

Me despertaron los niños a media noche y aprendí a mantenerme en vigilia.

No me enviaron a la Universidad y aprendí a pensar por mi cuenta.

Transporté cántaros de agua y supe mantener el equilibrio.

Me extirparon el clítoris y aprendí a gozar con todo el cuerpo.

Pasé días bordando y tejiendo y mis manos aprendieron a ser más exactas

que las de un cirujano.

Segué trigo y coseché maíz, pero me quitaron la comida y con hambre

aprendí a vivir.

Me sacrificaron a los dioses y a los hombres y volví a vivir.

Me asesinaron y me ultrajaron y volví a vivir.

Me quitaron los hijos y en el llanto volví a la vida.

Con tanta fortaleza acumulada, con tantas habilidades y destrezas aprendidas, MUJER,

si lo intentas, puedes volver el mundo al revés.


Tatiana Lobo.

Escritora chileno-costarricense.

domingo, 13 de julio de 2008

"Al atardecer"
B/N . 1994
Foto
Elsa Sanguino

HACEDOR DE LABERINTOS

El hombre siempre se detiene ante las puertas
escruta a su alrededor
con silenciosa verticalidad
sin
más sabiduría
que un manojo de llaves y sus manos

Su rostro oculta
la cara y el
revés de una misma moneda

Presiente al mundo
y en
él se sostiene
respirando
hasta llenar sus pulmones
como dos habitaciones
vacías
sin ventanas

Así pasa la vida
puerta tras puerta
descifrando un horizonte
que secretamente le acompaña

Arturo Gutièrrez.
Del
poemario Sobre esta piel.
Venezuela

martes, 1 de julio de 2008


Tìtulo:
Otras manos...
B/N. 2000.
Foto Elsa Sanguino.




De la serie "El Guardìan de la Salamandra"
Foto b/n. 1999.
Foto:Elsa Sanguino.

martes, 27 de mayo de 2008

Uno de Jaime Sabines

LOS AMOROSOS

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.
Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.

Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.


Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre —¡qué bueno!— han de estar solos.

Los amorosos son la hidra del cuento.
Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.

En la obscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.

Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.

Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor como en una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.

Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo, complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.

Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida.
Y se van llorando, llorando
la hermosa vida.

miércoles, 21 de mayo de 2008

EL AMOR TÒXICO

La infección es más grande que la tristeza.
Antonio Gamonedas


El Amor tóxico ocurre sin previo aviso
te hace
feliz y momentáneo
te humilla en el poniente.

El amor
tóxico va y viene
como un columpio enardecido.

El amor
tóxico no respeta familias
es terco como una venganza
no acepta
órdenes ni zafiros
no sobornos no gritos en voz baja.

El amor
tóxico es una navaja en la dulzura.

El amor
tóxico te lesiona el horizonte,
adolece de infinito
se convierte en
evangelio y litoral.

El amor
tóxico divide las opiniones
enajena,
refulge,
simula regocijos.

El amor
tóxico te hace más alto, más esbelto, más ruin.

Es un suicidio en
cómodas cuotas.

Con tales
síntomas insistimos
como
sólo los viciosos saben hacerlo:
rudamente, con púlpitos y ciénagas.

Es bueno saberlo.

El amor
tóxico no sabe de destierros.
Su
única palabra es asfixia.

El amor
tóxico va
y viene.

Insiste,
como la luz de los imanes.

Para que nadie descanse en paz.


Poema de Leonardo Padròn, del libro "El amor tóxico".bid & co. editor. Caracas,
Venezuela. 2005

sábado, 10 de mayo de 2008

DERROTA

"En la carretera". Foto; Elsa Sanguino


DERROTA

Yo que no he tenido nunca un oficio
que ante todo competidor me he sentido débil

que perdí los mejores títulos para la vida
que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)
que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos
que me arrimo a las paredes para no caer del todo

que soy objeto de risa para mí mismo
que creí que mi padre era eterno

que he sido humillado por profesores de literatura
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada
que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida
que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo
que tengo vergüenza por actos que no he cometido
que poco me ha faltado para echar a correr por la calle

que he perdido un centro que nunca tuve
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo
que no encontraré nunca quién me soporte
que fui preterido en aras de personas más miserables que yo
que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces
más burlado en mi ridícula ambición
que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados que yo
("Ud. es muy quedado, avíspese despierte")
que nunca podré viajar a la India
que he recibido favores sin dar nada a cambio
que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma
que me dejo llevar por los otros
que no tengo personalidad ni quiero tenerla
que todo el día tapo mi rebelión
que no me he ido a las guerrillas
que no he hecho nada por mi pueblo
que no soy de las FALN y me desespero por todas esas cosas

y por otras cuya enumeración sería interminable
que no puedo salir de mi prisión
que he sido dado de baja en todas partes por inútil
que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día sereno
que me niego a reconocer los hechos
que siempre babeo sobre mi historia
que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento
que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido encontrarlo
que no lloro cuando siento deseos de hacerlo
que llego tarde a todo
que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas
que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable
que no soy lo que soy ni lo que no soy
que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas horas
haya sido humilde hasta igualarme a las piedras
que he vivido quince años en el mismo círculo
que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he logrado
que nunca usaré corbata
que no encuentro mi cuerpo
que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido derribarme, barrer todo
y crear de mi indolencia, mi flotación, mi extravío una frescura nueva, y obstinadamente me suicido al alcance de la mano
me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome de los otros

y de mí hasta el día del juicio final.


Rafael Cadenas


Rafael Cadenas (Barquisimeto 1930) poeta y ensayista venezolano. Profesor de la Escuela de Letras de la Universidad Central. De sus libros de poesía y ensayo podemos destacar, "Los cuadernos del destierro" en 1960, "Falsas maniobras" en 1966, "Memorial" en 1977, "Intemperie" en 1977, "Anotaciones" en 1983, "Amante" en 1983, "Dichos" en 1992, "Gestiones" en 1992 y "Apuntes sobre San Juan de la Cruz y la mística" en 1995.


domingo, 13 de abril de 2008


Diego Ortìz Mugica
Paisajes de Mujer
Desnudos en blanco, negro y gris.
Argentina. 2006


Señora, usted se repite...

Señora, usted se repite en a cada momento
de la misma forma que una imagen plasmada
en el poema.Yo, acodado en mi ventana, la
observo intacta cada noche y no deja de
sorprenderme por bella y verdadera. Cada
instante usted hace lo mismo: se tumba
inmensa sobre la sábana con los ojos
achinados de tanto morder el día y de un
bostezo apaga todas las estrellas de la noche.
A oscuras me las arreglo para seguir
leyéndola, me guían perfumes alucinantes
que le anuncian desnuda en la deforme
penumbra. Usted siempre hará lo mismo
señora. Un sutil movimiento sobre la
almohada me informa que sus piernas están
abiertas, dispuestas a tragarse el universo.
Como en el poema Usted no advierte mi
presencia pero se deja apreciar en voz alta.

Siempre es igual señora, usted cansada
dormida y yo mirándola perdido en el pulso
de la noche. Usted tendida como un lago y yo
sediento cercano como un reflejo. Usted en la
profundidad de su piel y yo arriba muy arriba
loco encendido de alegría. En un momento
determinado un rayo parte en dos el
horizonte. Nuevamente la luz se alza
inmaculada como un punto final sobre la hoja.
Cierro los ojos y sin voltear la pagina, espero
otra noche por venir.


Freddy Ñañez.
Del libro " Un millón de pajaros muertos"
El árbol Editores. Venezuela

martes, 8 de abril de 2008

La Boca. Vinilo sobre tela. Detalle. Pieza de Elsa Sanguino


La boca

Boca que arrastra mi boca.
Boca que me has arrastrado:
boca que vienes de lejos
a iluminarme de rayos.
Alba que das a mis noches
un resplandor rojo y blanco.
Boca poblada de bocas:
pájaro lleno de pájaros.

Canción que vuelve las alas
hacia arriba y hacia abajo.
Muerte reducida a besos,
a sed de morir despacio,
das a la grama sangrante
dos tremendos aletazos.
El labio de arriba el cielo
y la tierra el otro labio.

Beso que rueda en la sombra:
beso que viene rodando
desde el primer cementerio
hasta los últimos astros.
Astros que tiene tu boca
enmudecido y cerrado,
hasta que un roce celeste
hace que vibren sus párpados.

Beso que va a un porvenir
de muchachas y muchachos,
que no dejarán desiertos
ni las calles ni los campos.
¡Cuánta boca ya enterrada,
sin boca, desenterramos!

Bebo en tu boca por ellos,
brindo en tu boca por tantos
que cayeron sobre el vino
de los amorosos vasos.
Hoy son recuerdos, recuerdos,
besos distantes y amargos.

Hundo en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre mí se ha volcado.

He de volver a besarte,
he de volver. Hundo, caigo
mientras descienden los siglos
hacia los hondos barrancos
como una febril nevada
de besos y enamorados.

Boca que desenterraste
el amanecer más claro
con tu lengua. Tres palabras,
tres fuegos has heredado:
Vida, Muerte, Amor. Ahí quedan
escritos sobre tus labios.

Miguel Hernández

España.

sábado, 1 de marzo de 2008

La carcoma y el tiempo


Si yo te contara que en el sueño
mis manos como peces náufragos
escalaban a tientas tu espalda
buscándote las alas
que te salían debajo de la piel.

Tenías los ojos tristes,
la mirada sostenida en el aire
y la sonrisa deambulando entre los dientes.

Si yo te dijera que al alba
el sueño se interrumpió de súbito,
como se interrumpe un beso,
y no pude salvar nada,
ni siquiera la sombra de tu vuelo.

Hubiera bastado un instante
para que mis manos llegaran a tu pecho
donde te nace el corazón.

David Bonells.

Del libro "La carcoma y el tiempo".

Colección Autores Nortesantandereanos.
Cúcuta.Colombia. 2002

miércoles, 27 de febrero de 2008

sábado, 23 de febrero de 2008

Después del eclipse...


La Luna

La Luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir.
Pon una hoja tierna de luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.

Jaime Sabines.
México. (1926-1999)

viernes, 22 de febrero de 2008

Con esta boca salada
te prometo un beso
que no rememore nada
un simple beso
sin fe y sin ternura
un beso tembloroso y frío
Solos tú y yo
en medio del vacío
sin norte ni sur
sin dios y sin el diablo
un beso para que no recuerdes
que un día fuimos juntos
con los labios pegados
al paraiso que inventamos
Esto a ti y a mí
nos puede interesar.

Ana María Jaramillo

Tomado de "La luciérnaga extraviada". Ediciones Sin Nombre,
México, noviembre, 1999.

domingo, 17 de febrero de 2008

El Círculo

Este correr desfallecida
palpar la ausencia
guardarla en los bolsillos
y anochecer
partír en las carátulas
cruzar por las calzadas
caer
y regresar a la gran mole
al músculo al metal al cigarrillo
luego girar crecer en la tiniebla
para alcanzar la luz de algún postigo
o el gris gastado del gastado sello
o la mesa
el dedal
o la maceta
donde un clavel anémico agoniza

Esta es mi luz
herida y transbordada
a la ambulancia municipal de turno
Esta soy yo perfil entre perfiles
vacía de manos la palabra
intentando reir
tachando en rojo
la cifra emocional o el calendario

Esta soy yo
silueta amanecida en puerta ajena
o en ajeno lecho
sin un gramo de amor
sin una carta
Volveré
o te espero

Esta soy yo
anillo sin promesas
lámpara ciega
huella sin camino
sólo el dolor creciente de la arteria
sólo el amor quebrado en los bolsillos
golpéando el miedo
arrodillado el grito
palpando el muro sin palpar la grieta

Por eso yo
sin nombre
sin lecho propio ni salero amigo
confundo manos lámparas tornillos para decir
¿Cuál ley?
¿Cuál potro?
¿Cuál espejo?


Mimina Rodríguez Lezama

Del libro "Este vino salobre". Ediciones alsur. 1993

sábado, 16 de febrero de 2008

De "El Guardían de la Salamandra" ( Poesía)

Vendrá la despedida
algún día
definitiva
y retornaremos los estandartes
los ojos de tigre
y las flores

Ya en silencio
hombro con hombro
miraremos como juegan otros
a la devoción

Ajenos a esta batalla
sin triunfos ni derrotas.


Elsa Sanguino


La araña

La araña
Metro de París. Foto:Horacio Rosales

Contrastes

Contrastes
Foto: Elsa Sanguino.2004

El cuervo. I

El cuervo. I
Fotografia de Elsa Sanguino.2002

El Cuervo

El Cuervo
Foto:Elsa Sanguino 2002

S/T

S/T
Fotografía de Elsa Sanguino. 1999

a10tv Televisión de arte

Artist a Day: Featured Artist