Con esta boca salada
te prometo un beso
que no rememore nada
un simple beso
sin fe y sin ternura
un beso tembloroso y frío
Solos tú y yo
en medio del vacío
sin norte ni sur
sin dios y sin el diablo
un beso para que no recuerdes
que un día fuimos juntos
con los labios pegados
al paraiso que inventamos
Esto a ti y a mí
nos puede interesar.

Ana María Jaramillo

Tomado de "La luciérnaga extraviada". Ediciones Sin Nombre,
México, noviembre, 1999.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anécdotas Zen

Eduardo Galeano

Raúl Gómez Jattin