Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Para ti…

Quedé para ser la última invitada
estoy alegre de las botellas sordas
puedes beberme soy todos los licores
no distingo
y si respondo es
para ligar placeres inimaginables contra el tiempo
a una temperatura en que tampoco sabes
lo que haces
Lydda FrancoDe “Las Armas blancas” (1969)

MEDITACIONES

5 de eneroCRISIS/AGOTAMIENTO/CONTROL¡El cielo se está cayendo! ¡El cielo se está cayendo!POLLITOVivir nuestras vidas como Pollito puede ser muy agotador.¡Aunque muchas de nosotras vivimos de crisisen crisis! Estamos tan acostumbradas a las crisis y a losplazos límites que casi nos sentimos perdidas si no apagamosalguna especie de fuego. De hecho, si fuésemosrealmente auténticas, tendríamos que reconocer queencontramos alguna excitación y algo de dramatismoen manejar las crisis. Nos hace sentir como si tuviéramosun mínimo control de nuestras vidas.Sin embargo, a veces nos hemos preguntado si todasestas crisis son normales y si hay alguna otra manerade vivir la vida que pudiera ser un poco menos fatigante.Pero, aun así, todavía encontramos estimulantemanejar estas crisis, nos dejan drenadas. ¿Podría ser queeste tipo de cosas no nos ocurren por sí solas, y quetenemos alguna participación en su creación?Cuando empezamos a trabajar en nuestra recuperación,vemos a otras personas a nuestro a…

Palabras del Psicomago

Imagen
Es increíble como muchos creen que tener la fuerza de un gorila les va a solucionar la vida. Esto también lo creen Presidentes y políticos, que no cesan de extirparnos dinero con los impuestos, para emplearlo en la compra de armas. La fuerza mas útil se encuentra en lo que parece débil… Le pregunté a un gran karateka: “¿Quienes tienen más fuerza en las manos?” Me contestó: “¡Los relojeros! Como deben manipular piezas pequeñísimas, desarrollan un increíble poder en los dedos”. Este poder encontrado a través de lo sutil demuestra que un hombre alcanza la plenitud de sus fuerzas cuando aprende a no dañar. Recuerdo una antigua historia china:Un emperador quiere conocer al hombre más potente de su país. Convoca a los campeones. Llegan gigantes que pueden levantar una carreta con sus bueyes, desgajar árboles, reventar sacos rellenos de piedras de un solo golpe. Llega el campeón de campeones, vencedor de todos. El emperador lo interroga: “¿Si estos colosos, mas débiles que tú, han hecho tale…