viernes, 27 de febrero de 2009

En la Puerta

 

image

 

Para Lorena, por creer.

 

Cuando abres la puerta de tu casa,

es posible que halles la síntesis de tu vida.

Es todo un evento desplegar la puerta.

Aunque pasen los años y el hastío apolille

tus sueños de aventura, allí en la puerta,

encontraras las piezas

para completar el rompecabezas de tu ser.

Hallaras la alegría en la carta

que te anuncia el fin de la ausencia.

La desazón y las sin salidas

en los recibos incalculables.

El aburrimiento en la visita indeseada.

La ilusión en la invitación anhelada.

La zozobra en los golpes a la media noche.

Abres la puerta para salir de la jaula.

Cierras la puerta para proteger el amor

y desbordar la ternura.

Al pie de la puerta añoras a quien se fue

Al pie de la puerta ocurre el regreso.

La tarde entra por ella

y el alba y su soledad también.

Es todo un evento desplegar la puerta,

aunque pasen los años y el hastío apolille

tus sueños de aventura, allá, en la puerta

encontraras las piezas

para completar el rompecabezas de tu ser.

Beatriz Vanegas Athías.

Majagual, Sucre, Colombia, 1970. Docente y cronista. Premio Nacional de Poesía Universidad Externado de Colombia. Libros publicados “Abriendo las piernas a la carne” (1994), “Galería de perdedores” (2000)

El poema publicado forma parte de su  libro “Los Lugares Comunes”. Poesía. (2006)

jueves, 26 de febrero de 2009

¡Ah, otra de bocas!

Me encantan las bocas. Junto a las manos y los ojos, la boca es uno de los puntos focales para mi al momento de conocer una persona. Bueno, suelo observar la totalidad del conjunto, quizás dada esa tendencia por el trabajo creativo desarrollado en torno al cuerpo y su lenguaje, pero es en la boca donde siempre detengo por mas tiempo la mirada. El siguiente es un texto de Raúl de la Horra, psicólogo y escritor guatemalteco, que me gustaría compartir con Uds.

Elsa

Esta boca es mía

Bocas que hablan, que gesticulan, que sugieren. Bocas para decir y ser dicho, para besar y ser besado, para escuchar y ser escuchado. Bocas para comunicar y no entender. Bocas para comer, para tragar, para decir basta. Bocas para admirar y espantarse. Bocas para ser deseadas, perseguidas, olvidadas. Bocas torcidas, bocas osadas, bocas tímidas. Bocas locuaces, bocas voraces. Bocas. Bocas que leen, que discuten, que reflexionan. Bocas que quieren, que prometen. Bocas que no cumplen. Bocas que acusan y condenan, que protegen y salvan. Bocas para reír, para llorar, para cantar. Boquitas gozadoras, mordelonas, complacientes. Boquitas devotas que piden, que niegan, que dudan. Bocas que sonríen, que fuman, que esperan. Bocas hechas para consolar, para regañar, para instruir. Bocas para elogiar, para maldecir, para arrepentirse. Grandes bocas que escupen, que eructan, que vomitan. Bocas que tosen y estornudan. Bocazas falsas, fanfarronas. Bocotas irresponsables, fanáticas, traidoras. Que fingen, corrompen, deshonran. Que gritan, confunden, persuaden. Bocas destinadas a dar órdenes, a suplicar y a obedecer. Bocas para declarar verdades y enterrar certezas. Bocas para luchar, para convencer, para asombrar. Boquitas melosas, boquitas acariciadoras, boquitas pintadas. Y también boquitas pálidas, indolentes, quejumbrosas. Que murmuran, amordazan y no descansan. Que maman, que chupan, que bostezan. Que se entusiasman y languidecen. Bocas, bocas de todos los estilos y tamaños. Fragantes, sutiles, primorosas. Destinadas a perdonar, a explorar, a impulsar. Y bocas fruncidas, severas, pestilentes. Destinadas a fastidiar, a oponerse, a irritar. Bocas para hacer preguntas, para dar respuestas, para aprender. Bocas que silban, que coquetean, que excitan. Boquitas que dicen tonterías, que persisten y se envalentonan. Bocas para revelar secretos, para ocultar historias. Boquitas empalagosas y borrachas, pueriles y vacías. Boquitas alegres, boquitas traviesas. Que protestan y proponen, que argumentan y conmueven. Bocas que inventan pretextos, que se engañan. Bocas que buscan y no encuentran. Bocas que renuncian. Bocas invitadas a entrar por la gran puerta, a sentirse como en casa. Bocas que se aburren. Bocas que lo intentan todo, pero se cansan y largan. Bocas que endulzan, que enchilan, que envenenan la existencia. Bocas enamoradas, bocas místicas, bocas angelicales. Bocas elegantes y perversas, febriles y pudorosas. Bocas para degustar y ser degustadas, para lamer y ser lamidas. Bocas portentosas, bocas sin vergüenza. Bocas que hablan idiomas y construyen puentes. Bocas que odian la filosofía y aplastan imperios. Bocas, boquitas, bocotas. Bocas que nos transportan en cohetes imaginarios. Bocas que son plataformas de despegue y centros de llegada, templos de perdición y de éxtasis. Burdeles de la palabra, alcantarillas de la palabra, cuarteles de la palabra. Bocas miel, bocas aliento, bocas poesía. Bocas combatientes, bocas rendidas. Delirio, oasis, plegaria. Bocas que producen luz, que producen tiniebla. Paraíso e infierno. Vida y sufrimiento. Bocas que nos invitan a entregarnos y a exhalar el último suspiro.

Bocas, en suma, para ser invocadas, compartidas, narradas. Porque son tu boca, son su boca, son la boca de todos. Y es mi boca. Ésta, la que tartamudea, sueña y escribe. En nuestra lengua, aquí.

Raúl de la Horra / Guatemalteco, psicólogo y escritor.

Etiquetas de Technorati: ,

miércoles, 25 de febrero de 2009

TE TOLERO PORQUE TE QUIERO

 

manos 4

Por Norman Antonio Valdez S.

08 de noviembre 2006

La tolerancia es base fundamental de los Derechos Humanos, la tolerancia es lo que nos permitiría vivir en una mejor sociedad.

Voltaire dice en su Tratado sobre la tolerancia, "La naturaleza dice a todos los hombres: ... Aunque fueseis todos de la misma opinión, lo que seguramente jamás sucederá, aunque no hubiese más que un solo hombre de distinta opinión, deberíais perdonarle: porque soy yo la que le hace pensar como piensa. Os he dado brazos para cultivar la tierra y un pequeño resplandor de razón para guiaros; he puesto en vuestros corazones un germen de compasión para que os ayudéis los unos a los otros a soportar la vida. No ahoguéis ese germen, no lo corrompáis, sabed que es divino, y no sustituyáis la voz de la naturaleza por los miserables furores de escuela".

Este mismo autor publica en 1663 su ensayo sobre Tolerancia "(...) la intolerancia no produce más que hipócritas o rebeldes. !Funesta alternativa! (...)".

Se hace referencia a Voltaire para denotar la importancia que tenía este tema en 1660. Aunque Voltaire fue un pensador polifacético éste se convirtió en un símbolo de las modernas ideas ilustradas para la época, que defendían la libertad de pensamiento, la tolerancia y la justicia como instrumentos superadores de la ignorancia, el dogmatismo y las supersticiones de toda índole, en un tiempo en donde el oscurantismo era el pensamiento general de la sociedad.

Un oscurantismo creado por el hombre, que por distintas vías fue influyente en el pensamiento de intolerancia. Las cruzadas son un ejemplo de una lucha entre seres humanos por un pensamiento distinto. Las muertes de los millones de judíos también son ejemplo de intolerancia, así como los kurdos muertos a manos de alguien que se hace llamar líder, y así existen tantísimos otros ejemplos en nuestra era moderna donde la intolerancia es sinónimo de muerte, y todo esto, tan solo porque no hemos aprendido a convivir y aceptar las diferencias de razas, sexo, pensamiento y religión.

La lucha por la tolerancia a través de la historia ha girado en torno de batallas, pensamientos y manifestaciones artísticas, todo para poder reconocer entre nosotros los hombres que somos iguales y que debemos aceptarnos los unos a los otros.

Hace unos poco años decía Kofi Annan, al abrir el seminario sobre el antisemitismo, organizado por el departamento de información pública en Nueva York que "ningún musulmán, judío, cristiano, hinduista o

budista -nadie que aplique realmente los principios de cualquiera de las religiones del mundo, nadie que proclame la identidad, cultura nacional o religiosa basada en valores como la verdad, la decencia y la justicia- puede ser neutral en la lucha contra la intolerancia".

Alguien definió la tolerancia como el respeto a los demás en su entorno, en su forma de pensar, de cómo ven las cosas y las sienten, es también saber discernir en forma cordial en lo que uno no está de acuerdo. Es el respeto con igualdad, sin distinciones de ningún tipo. La tolerancia es base fundamental para que se puedan dar los Derechos Humanos, porque no pueden existir derechos en el hombre si no aprendemos a ser tolerantes.

Todos estos años de luchas y de muertes estúpidas, de tratos injustos y segregaciones, han ayudado a que los Jefes de Estados reunidos en Nueva York en el año 2005 reconocieran desde las Naciones Unidas, que sin derechos humanos no puede haber seguridad ni desarrollo e incluyeran la tolerancia entre los valores fundamentales en que deben basarse las relaciones internacionales en el siglo XXI, reconociendo la diversidad existente en el mundo y que todas las culturas y civilizaciones contribuyen al enriquecimiento de la humanidad.

¿Cuántas cosas no tuvieron que pasar para que se realizara una Declaración Universal de los Derechos Humanos?, ¿Cuántas almas más serán necesarias para detener a aquellos desquiciados que llegan al poder para sembrar el odio entre hermanos?

La tolerancia es aceptarse unos a otros. Debemos aceptarnos a nosotros mismos y luego aceptar y respetar a todos los demás. Aceptar a los demás como son, sin peros y sin reparos. Necesitamos entonces cambiar al hombre que está frente al espejo y permitir que sea tolerante de ideas y pensamientos, que deje a un lado todos los paradigmas sembrados y piense en un verdadero mundo en donde podríamos llegar algún día a vivir en paz y sin guerras.

No será profesando el amor que te tengo cuando logremos llegar a la armonía de una vida sin odios, será demostrando con hechos que no hay diferencias, que somos iguales antes la ley y ante los ojos míos, porque lo que digo tengo que creérmelo, tengo que aceptar que no hay divisiones ni pasiones con un sector en particular, porque hay algo que va más allá de las diferencias que nos hemos inventado en tantos años de existencia sobre este planeta, todos somos humanos, para algunos a imagen y semejanza de Dios y para otros descendientes de algún primate, pero todos tenemos ancestros comunes, entonces, ¿hará falta tanto odio para dejar una huella? Te tolero porque te quiero y te acepto, con tus virtudes y tus defectos, no por el color con que te veo.

------------------------------------------0------------------------------------------------------

P.D.: Si bien este escrito lo encontré hace tres años, su contenido sigue vigente.Cambian los escenarios, las locaciones en el mapa global, pero la tolerancia sigue estando ausente tanto en lo público como en lo privado, con nefastos resultados.

Elsa

 

Etiquetas de Technorati: ,,,

martes, 24 de febrero de 2009

Síncope

Basta con enfrentarse nariz a nariz con las parcas para comenzar a replantearse la vida. Basta sentir un hormigueo incesante que camina brazos arriba, un mareo de barco naufrago, el centelleo en la mirada que opaca la luz del ordenador, para saber que estamos muy cerca del borde sin regreso. Los galenos lo llaman síncope. Yo juraba que esa palabra era joda, un vocablo utilizado por las viejitas del vecindario, pero no. Allí estaba el médico, con su mirada escrutadora, dando el sermón del monte. Entre andanada y andanada de advertencias buscaba las posibles razones, esas que no aparecen en los resultados de laboratorio, para el “apagón” que me hizo besar el piso en plena madrugada.

Salí del consultorio con el rumor de aquella voz dando vueltas por mi cabeza. Sumé, resté, multipliqué y dividí durante 10 cuadras de caminata el hacer de los últimos meses. El resultado de tanta operación matemática: demasiados trasnochos, comidas fuera de horario o ayunos intempestivos, meriendas grasosas. Planillas por llenar, niños gritando de lunes a viernes, padres en desespero, casos incorregibles, presiones de trabajo. Preocupaciones innecesarias, acciones que se realizan cuando ya es tarde. Unas ganas infinitas de abandonar el horario impuesto para sumergirme de una vez y por todas en el taller a trabajar por el placer de hacerlo, aunque alguno ose llamarme  irresponsable. Decisiones postergadas. Miedos. Palabras calladas por largo tiempo que salen y causan más daño que beneficio. Oídos sordos. Afectos contrariados. Soledades en compañía. Ausencia de mí. Malas noticias.

Y yo, que pensaba que todo marchaba viento en popa, sorteaba los obstáculos cual corredora olímpica sin relevo y  no me percataba que me faltaba el aliento, que paseaba con la  tristeza pegada en el paladar, diciendo que el cansancio era un asunto pasajero, que el dolor imperceptible en el cuello era por mala postura, asuntito a resolver con un calmante de 800 miligramos.

El cuerpo es sabio. Esa masa de huesos, músculos, glándulas y sangre da señales, anuncia la necesidad de hacer un alto y reflexionar. Es mejor hacerle caso, escuchar sus voces a tiempo y corregir la plana, porque de no hacerlo el precio a pagar puede ser definitivo.

Elsa

Etiquetas de Technorati: ,,

Por la boca…

image_456607

Por la boca muere el pez.

Por la boca nos alimentamos

con la boca damos placer

por la boca nos condenamos.

Por la boca entra el primer aliento

y por la boca sale el ultimo.

Con la boca envenenada de palabras

construimos fortalezas

destruimos lo hermoso.

En ella reposa la voz

que despierta a la memoria.

Elsa

Etiquetas de Technorati: ,,,

domingo, 22 de febrero de 2009

Unas de Vladdo

 

image

idiomas

v5

www.vladdo.com

 

Etiquetas de Technorati: ,,,

Sobre verdades y mentiras

La vieja idea masculina del Honor. La "palabra" de hombre es suficiente garantía para otros hombres.
"Nuestra tierra libre, Nuestros hombres honestos. Nuestras mujeres fértiles" - era un brindis popular en la América colonial.
El honor de los machos tiene algo que ver con el matar: No podría amarte, querida, si no amara más al Honor ("A Lucasta, en Yendo a las Guerras"). El honor macho es siempre algo que necesita ser vengado; de ahí el duelo.
El Honor de las mujeres es totalmente otra cosa; virginidad, castidad, fidelidad al marido. La Honestidad en las mujeres nunca se ha considerado importante ya que hemos sido generalmente representadas como caprichosas, engañosas, sutiles, vacilantes y a menudo hemos sido premiadas por mentir.
De los hombres se ha esperado que digan la verdad sobre los hechos, no sobre los sentimientos de los que nunca se ha esperado que hablasen en absoluto.
Sin embargo, incluso sobre los hechos ellos han mentido continuamente.
Asumimos que los políticos no tienen honor y leemos sus declaraciones tratando de romper el código. Lo escandaloso de su política no es que los hombres de posiciones elevadas mientan, sino que lo hacen con gran indiferencia y muy a menudo mientras esperan que todavía les creamos. Nos han acostumbrado al desprecio inherente a la mentira política…

***

Una relación humana honesta - eso es, una en la cual dos personas tienen el derecho a usar la palabra "amor" -, es un proceso delicado, violento y a menudo terrible para ambas personas involucradas, un proceso por refinar las verdades que se pueden decir entre ellas.
Es importante seguir este proceso porque echa por tierra la decepción y el aislamiento.
Es importante porque siguiendo este proceso le hacemos justicia a nuestra propia complejidad.
Es importante seguir este proceso porque se puede contar con muy poca gente que vaya por este duro camino junto a nosotras…

***

Regreso a la cuestión del honor de las mujeres. La integridad no ha sido considerada importante para las mujeres en la medida que seamos castas y permanezcamos físicamente fieles a un hombre.
De nosotras se espera que mintamos con nuestros cuerpos: teñirnos, decolorarnos, o rizarnos el pelo, depilarnos las cejas, rasurarnos las axilas, ponernos rellenos en diferentes lugares o adornarnos con encajes, caminar con pasos cortos, esmaltarnos las uñas de los pies y las manos, y usar ropas que realcen nuestro desamparo.
Nos han exigido decir diferentes mentiras en diferentes tiempos, en función de lo que los hombres de cada tiempo necesitaban escuchar. A la esposa victoriana o a la dama blanca sureña, de quienes se esperaba que no tuvieran sensualidad alguna, se les pedía quedarse "impasibles"; de la mujer "liberada" del siglo veinte se espera que finja orgasmos. Hemos tenido la verdad de nuestros cuerpos retenida o distorsionada para nosotras mismas; nos han mantenido en la ignorancia acerca de nuestros propios lugares más íntimos. Nuestros instintos han sido castigados; la clitoridectomía para monjas "lujuriosas" o esposas "difíciles". Para nosotras ha sido también difícil re-conocer las mentiras de nuestra complicidad, aquellas mentiras que creíamos. La mentira del "matrimonio feliz", de la domesticidad. Hemos sido cómplices, hemos practicado la ficción de la vida bien llevada hasta el día que testimoniamos ante el tribunal sobre las violaciones, las palizas, las crueldades psíquicas y las humillaciones públicas y privadas. La mentira patriarcal ha manipulado a las mujeres tanto a través de falsedades como de silencios. La información que necesitábamos nos ha sido retenida. Testigos falsos han sido creados contra nosotras…

***

Quiero reiterar que cuando hablamos sobre las mujeres y el honor, o las mujeres y la mentira, hablamos dentro del contexto de la mentira masculina, las mentiras de los poderosos, la mentira como una falsa fuente de poder.
En las relaciones que establecemos entre nosotras, las mujeres tenemos que pensar si deseamos el tipo de poder que puede ser obtenido a través de la mentira.
Durante siglos las mujeres hemos sido enloquecidas "con luz de gas", en un continuo refutar como válidas nuestras experiencias y nuestros instintos inmersos en una cultura que sólo convalida las experiencias masculinas. La verdad sobre nuestros cuerpos y nuestras mentes ha sido mixtificada para nosotras. De ahí que tengamos una obligación primordial entre nosotras: no socavar el sentido de realidad de cada una en aras de la conveniencia; no darnos luz de gas entre nosotras.
A menudo hemos enloquecido tratando de penetrar en la verdad de nuestra experiencia. Nuestro futuro depende de la cordura de cada una de nosotras y tenemos que jugarnos el todo por el todo, más allá de lo personal, en el proyecto de describir nuestra realidad tan cándidamente y tan completa como sea posible…

Adrienne Rich

Tomado de Rich, Adrienne, "Sobre mentiras, secretos y silencios", Barcelona, España, Ed. Icaria, 1983, pp. 222-231.

Etiquetas de Technorati: ,,,

Domingo por la tarde

domingo por la tarde 4

domingo por la tardedomingo por la tarde 2

domingo por la tarde 3domingo por la tarde 5

Acuarela, tizas pastel y carboncillo sobre pequeños trozos de papel.

Huellas de color que despejan el tedio de una fría tarde de domingo.

Elsa

Etiquetas de Technorati: ,,,

jueves, 19 de febrero de 2009

Contigo

Yo no quiero un amor civilizado,
con recibos y escena del sofá;
yo no quiero que viajes al pasado
y vuelvas del mercado
con ganas de llorar.
Yo no quiero vecinas con pucheros;
yo no quiero sembrar ni compartir;
yo no quiero catorce de febrero
ni cumpleaños feliz.
Yo no quiero cargar con tus maletas;
yo no quiero que elijas mi champú;
yo no quiero mudarme de planeta,
cortarme la coleta,
brindar a tu salud.
Yo no quiero domingos por la tarde;
yo no quiero columpio en el jardín;
lo que yo quiero, corazón cobarde,
es que mueras por mí.
Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.
Yo no quiero juntar para mañana,
no me pidas llegar a fin de mes;
yo no quiero comerme una manzana
dos veces por semana
sin ganas de comer.
Yo no quiero calor de invernadero;
yo no quiero besar tu cicatriz;
yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin ti.
No me esperes a las doce en el juzgado;
no me digas "volvamos a empezar";
yo no quiero ni libre ni ocupado,
ni carne ni pecado,
ni orgullo ni piedad.
Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
yo no quiero contigo ni sin ti;
lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren

Joaquín Sabina

Escuché por primera vez esta  canción  de Sabina en voz de la Niña Pastori. Mordaz e irreverente, Joaquín Sabina  plasma en sus composiciones realidades sin tapujos ni medias tintas. Este hombre canta   alegrías y fracasos a corazón abierto ; rinde homenaje al amor y su absurdo para finalmente obsequiarnos una sonrisa de alivio que  hace olvidar, por un instante, el caos circundante

Elsa

Etiquetas de Technorati: ,,,

miércoles, 18 de febrero de 2009

Pequeños Lugares






Siempre buscamos grandes obras, lugares exóticos para copar la retina, o palabras grandilocuentes que, dichas desde afuera, acallen los gritos de nuestro fuero interno: la intuición.

Vamos por la vida a la carrera, obsesionados por un futuro que quizás no llegue y lamentamos en silencio un pasado borroso que ya no existe.

Con los cinco sentidos casi anestesiados, malbaratamos las horas y los dias, para luego -al caer la noche- esconder los miedos bajo la cobija.

Pretendemos ser exitosos, pero calibramos nuestros exitos dependiendo de la mirada del Otro, de la pretensión ajena y calificamos como infructuosa toda acción que no arroje resultados tangibles a nuestro favor.

Somos mercenarios de la vida.

Nos equivocamos una y otra vez. Realizamos acciones y vomitamos palabras como niños que repiten una lección que aprendieron mal y deben corregir.

Sí, enmendar es necesario para que la muerte no nos sorprenda de madrugada y el dibujo de nuestra historia quede a medio trazar.

Empecemos por abrir los ojos para detenernos en los pequeños lugares que nos rodean. Allí, en cualquier sitio de lo cotidiano, hay colores, luces y sombras que vale la pena percibir.

Elsa

lunes, 16 de febrero de 2009

Ariadna

 

Copia de HPIM2746

Hice de las horas una trama

para contener el vacío.

 

Me deslicé al lado de la sombra

para no perturbarla

pero la sombra

insistió en clavar su daga

justo en el costado, donde

comenzará la ausencia

sin retorno

 

La nada permanece

Es el regusto amargo

de lo que anticipadamente

fallece

en el olvido

 

Elsa

Etiquetas de Technorati: ,,,

lunes, 9 de febrero de 2009

Si amas, ama abiertamente

nada sagrado 

La caligrafía fue realizada por el maestro D.R.Ohtsu y representa las dos palabras: Nada Sagrado.

 

Veinte monjes y una monja llamada Eshum estaban practicando meditación con un maestro Zen. Eshum era muy bonita a pesar que llevaba la cabeza rapada y un vestido sencillo. Varios monjes se enamoraron secretamente de ella. Uno de ellos le escribió una carta de amor en la que insistía que se vieran a solas. Eshum no respondió. Al dia siguiente el maestro dio una charla y cuando hubo terminado Eshum se levantó. Dirigiéndose al que le había escrito, le dijo: “Si realmente tanto me amas, ven y abrázame ahora.”

 

Fuente: Nada Sagrado. Oscar Todmann Editores.Quinta edición 2005. Caracas, Venezuela.

sábado, 7 de febrero de 2009

De las Esperanzas y otras Ausencias


Serie "Todos los fuegos".
Imagen digital.
E. Sanguino


LOS RECUERDOS


A Paloma.

Cuando todo anda mal, si vieras cómo saltan
regocijados en su orgullo y poder, por saberse
ahora los únicos dueños de lo que con dolor
se nos hará palpable.
Van tomando todo, todo lo que encuentran
a su paso, y lo van pintando de un color luminoso
que duele no en los ojos, sino en el corazón:
su morada habitual.
Si los vieras… Son pequeñísimos, distintos
de nosotros. Caminan y bailan, y van celebrando
porque se han vuelto libre, porque son capaces
de atravesarse en nuestro camino
cuando les venga en gana. Hoy no los controlamos.

Cuando todo anda mal,
suelen agruparse en hordas;
incineran los ojos del ayer y en bandadas salen
a pintarnos las caras, a cruzarnos el pensamiento
cada vez que pueden, con sus hilos invisibles.
Pero esto pasará porque no seremos más
las dos manos juntas sobre las calles,
la fotografía de tu último cumpleaños.

Ahora, justo en esta hora en que escribo,
un recuerdo, habilidoso sin duda,
por no decir abyecto y desalmado,
canta una melodía muy parecida a tu nombre,
dibuja tus piernas en cada cosa que hago,
pasa mi imagen lánguida que escribe, rodeada de voces
y viento, de pasado y julio felices,
de todo cuanto veo desvanecerse
y que alimenta la tinta de nostalgia…
Mientras deseo que esta despedida no sea.

Oscar Humberto Mejía Blanco.



Oscar Humberto Mejía Blanco. Bucaramanga, Colombia, 1985. Actualmente cursa la licenciatura en Español y Literatura en la Universidad Industrial de Santander.

lunes, 2 de febrero de 2009

¡Imposible cerrar los ojos!




Los cuerpos de las mujeres como campo de batalla

Por: Tere Mollà

Fecha 02/02/2009


Después del reciente viaje a Palestina me quedé fuertemente impresionada por el altísimo índice de natalidad existente entre las mujeres palestinas. Ellas, en las reuniones que mantuvimos con sus asociaciones, lo explicaban como una nueva forma de lucha por sus derechos, como un nuevo feminismo, además de ser contemplado como un deber patriótico.

Pero aún así, me costaba mucho de entender hasta que hace unos días leí en un documento que cayó en mis manos que la cuestión real es otra. Se trata de una estrategia política para poder mantener la distancia demográfica con Israel. De esta manera también integran la lucha contra el estado ocupante, en su propio cuerpo de mujeres.

Así las cosas y, teniendo en cuenta que Israel también realiza políticas activas para el crecimiento demográfico, nos encontramos con que tanto los dirigentes palestinos como los judíos están utilizando los cuerpos de las mujeres como campos de batalla, sin tener en cuenta las propias decisiones personales de estas, ni su derecho a poder decidir sobre su propio cuerpo.

De este modo puedo entender el gran número de niñas y niños palestinos muertos en la ofensiva de Gaza. No se trata sólo de destruir, se trata de matar criaturas, para así evitar que en un futuro se sigan reproduciendo.

Me parece todo tan complicado, tan agresivo, tan doloroso que aún entendiéndolo, me sigue pareciendo una barbarie.

Las mujeres tenemos derecho a decidir libremente sobre nuestro propio cuerpo y ningún estado, ni ninguna estrategia ha de impedirnos ser las únicas dueñas absolutas de nuestro cuerpo. Pero veo que no es así y que nos siguen usurpando nuestra intimidad, nuestra capacidad reproductora en aras de los intereses de otros. Y lo que es peor, todo ello, además negándonos la capacidad del placer.

Y de nuevo surgen de las tinieblas, como negros fantasmas, los dogmas de las religiones, de cualquiera de ellas.

Son esos, los dogmas y los ritos y las creencias religiosas las que separan a las personas de ser personas con una cierta objetividad sobre lo que ocurre en nuestro entorno, de ser personas sectarias y dogmáticas dispuestas a todo con tal de defender a ese dios que representa su esencia vital.

Por ese sectarismo religioso de cualquier color, ha habido guerras a lo largo de la historia y siempre se repite el mismo patrón: la defensa a ultranza de los mandatos religiosos frente a otras creencias o frente al cuestionamiento de esos planteamientos.

Y tanto derramamiento de sangre, siempre ha llevado pareja la utilización de los cuerpos de las mujeres, bien como armas de guerra con violaciones y humillaciones de todo tipo, o bien haciéndolas parir para dar más hijos a la causa de turno. O ¿Acaso no recordamos la limpieza étnica de la última guerra de los Balcanes, en donde las mujeres eran violadas, secuestradas y obligadas a parir en condiciones terribles para así deshonrarlas ante sus familias y aceptar un hijo, nieto o sobrino engendrado por el agresor?

Es terriblemente doloroso para mí tener que aceptar que estos hechos ocurren, que están ocurriendo ahora mismo en cualquier conflicto armado vivo del planeta. Pensar en los cuerpos de mujeres como campos de batalla en donde se dirimen conceptos como estados, comunidades, o congregaciones me parece una barbaridad difícil de aceptar, pero es lo que está ocurriendo.

El dolor de la aceptación de esta realidad lleva implícito un compromiso contra este tipo de situaciones. Y una forma de luchar contra ello es dándolo a conocer.

Así las cosas, a las mujeres palestinas y a tantas otras mujeres del mundo, les seguirán arrebatando la decisión sobre algo tan íntimo como lo es su relación con su propio cuerpo y su decisión de ser madres o no y seguirán siendo utilizadas como un campo de batalla más en donde construir la ansiada nación palestina libre, pero ¿A qué precio?

Ontinyent, 1 de febrero de 2009.
Teresa Mollá Castells
tmolla@teremolla.net
http://www.e-leusis.net

La araña

La araña
Metro de París. Foto:Horacio Rosales

Contrastes

Contrastes
Foto: Elsa Sanguino.2004

El cuervo. I

El cuervo. I
Fotografia de Elsa Sanguino.2002

El Cuervo

El Cuervo
Foto:Elsa Sanguino 2002

S/T

S/T
Fotografía de Elsa Sanguino. 1999

a10tv Televisión de arte

Artist a Day: Featured Artist